26 de diciembre de 2014

El presidente croata Josipovic es el favorito en las elecciones del domingo


El moderado jefe de Estado de Croacia, Ivo Josipovic, profesor de Derecho y músico, parte como favorito en las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo domingo.

A pocos días de los comicios, los sondeos apuntan a la reelección de Josipovic, el jefe de Estado con el que Croacia entró en la Unión Europea (UE) en julio de 2013, como candidato del partido socialdemócrata (SDP) y otras dieciséis formaciones de centroizquierda.

Su principal rival es la diplomática y funcionaria de la OTAN Kolinda Grabar-Kitarovic, candidata de la
Unión Democrática Croata (HDZ) y otros siete partidos conservadores.

Compiten también Milan Kujundzic, con el apoyo de una agrupación derechista, y el joven Ivan Sincic, líder de una asociación que lucha contra los desahucios de ciudadanos de sus pisos.

Según las encuestas, Josipovic triunfaría con cerca del 46 por ciento de los votos, seguido de Grabar-Kitarovic con un 35 por ciento, mientras que Sincic y Kujundzic se quedarían muy atrás con el 9 y 7 por ciento, respectivamente.

La campaña electoral se ha desarrollado en medio de una depresión general por el sexto año de recesión, de modo que la crisis económica y un acentuado patriotismo han sido sus temas principales.

"Campaña sucia y breve con muy poca política seria", titula el redactor jefe del diario "Jutarnji list", Davor Butkovic, en un artículo que excluye a Josipovic de la mala crítica.

Según el analista Mislav Bago, una probable baja participación podría favorecer a Grabar-Kitarovic, ex ministra de Exteriores y actual secretaria general adjunta de la OTAN.

Esta candidata y su partido, HDZ, acusaron a Josipovic no sólo de falta de patriotismo, sino incluso de "alta traición", concretamente de haber mantenido "reuniones sospechosas" con el embajador de Serbia.

Muchos veteranos de la guerra contra Serbia (1991-1995) critican al gobierno del SDP y al presidente por supuestamente "pisotear su dignidad" e "igualar a los agresores con las víctimas de la guerra".

Los organizadores de esta continua protesta carente de reivindicaciones argumentadas han intercambiado con Grabar-Kitarovic expresiones de simpatía y apoyo.

La diplomática conservadora se les unió en sus críticas contra el intento de las autoridades de introducir el cirílico serbio como segundo idioma oficial en Vukovar, ciudad con un doloroso pasado bélico y una importante minoría serbia.

Todos los candidatos prometieron sacar al país del estancamiento económico.

Grabar-Kitarovic y Kujundzic centraron su campaña en críticas a Josipovic por no haber obligado al gobierno (SDP) a tomar medidas más eficaces contra la crisis.

"No es difícil hallar argumentos para criticar al gobierno actual, pero las competencias del presidente, según la Constitución, son de carácter protocolario y no influyen sobre la política económica", comentó Butkovic a Efe.

Según los cálculos de la Comisión Europea, Croacia registrará en 2014 una contracción económica del 0,7 por ciento, y en 2015 tendrá una primera mínima recuperación del 0,2 por ciento.

El déficit público, de un 5,6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), se considera excesivo, como también la deuda pública, de casi un 82 por ciento del PIB, y el desempleo, cerca del 18 por ciento.

Grabar-Kitarovic prometió "mostrar el puño" como presidenta si el gobierno no logra mejoras rápidas, y Josipovic le reprochó "no haber mostrado el puño" cuando fue ministra en el gabinete de Ivo Sanader, ahora en la cárcel por escandalosos casos de corrupción.

Josipovic ofrece un programa detallado de cambios constitucionales, que como presidente está autorizado a proponer al Parlamento y que reformaría los sistemas electoral, administrativo y judicial.

Según el jefe de Estado, "las reformas sentarán las bases imprescindibles para la recuperación".

Entre esas reformas propone el voto preferencial, la descentralización y un gran recorte en la administración local, que asegura es la más numerosa en Europa.

El mayor escándalo en la campaña fue el descubrimiento por la prensa de que Grabar-Kitarovic mintió cuando aseguró que el verano pasado había dejado la OTAN para volver a su amada Croacia.

Los periodistas sólo necesitaron una llamada telefónica a la sede de la OTAN en Bruselas para enterarse de que la candidata sigue siendo empleada en la Alianza Atlántica.

La iglesia católica llamó a sus fieles -un 90 por ciento de la población-, a votar "por un patriota que respeta a los excombatientes".

Frente a ello, el agnóstico Josipovic dijo poseer "esas virtudes". EFE

Fuente: Caracol

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © 2008 Cultura Croata All Right Reserved | Design by Ay Caramba!